• isegura1

Reciclaje Inteligente


Por Rubén Delgado


El reciclaje es un proceso cuyo objetivo es convertir residuos en nuevos productos o en materia prima para su posterior utilización. Gracias al reciclaje se previene el desuso de materiales potencialmente útiles, se reduce el consumo de nueva materia prima, además de reducir el uso de energía, la contaminación del aire (a través de la incineración) y del agua (a través de los vertederos), así como también disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la producción de plásticos.


Para hablar sobre el reciclaje es importante conocer sobre cuáles son los factores contaminantes en los cuales debemos tener conciencia para al igual cuidar el medio ambiente y acabar con la contaminación mundial. De los cuales nos referimos: Aire, agua y utilización de la energía.




Es importante mencionar la cadena de reciclado, que consta de varias etapas:


  1. Recuperación o recogida: consiste únicamente en la recolección y transporte de los residuos hacia el siguiente eslabón de la cadena. Se utilizan contenedores urbanos de recogida selectiva (contenedores amarillo, verde, azul, gris y marrón).

  2. Plantas de transferencia: aquí se mezclan los residuos para realizar transportes mayores a menor costo (usando contenedores más grandes o compactadores más potentes).

  3. Plantas de clasificación (o separación): donde se clasifican los residuos y se separan los valorizables. Residuos que sí pueden reciclarse de los que no. La fracción que no puede reciclarse se lleva a aprovechamiento energético o a vertederos.

  4. Reciclador final (o planta de valoración): donde finalmente los residuos se reciclan, se almacenan o se usan para producción de energía.




Todos debemos conocer los tipos de contenedores y el uso adecuado para aportar al planeta un reciclaje efectivo. Para la separación de basura​ se usan contenedores de distintos colores ubicados en entornos urbanos o rurales:


  • Contenedor amarillo (envases): En este se deben depositar todo tipo de envases ligeros como los envases de plásticos (botellas, bolsas, bandejas, etc.), de latas (bebidas, conservas, etc.) En general, deben depositarse todos aquellos envases comercializados en el mercado nacional e identificados por el símbolo del punto verde.

  • Contenedor azul (papel y cartón): En este contenedor se deben depositar los envases de cartón (cajas, bandejas, etc.), así como los periódicos, revistas, papeles de envolver, propaganda, etc. Es aconsejable plegar las cajas de manera que ocupen el mínimo espacio dentro del contenedor y también retirar las grapas, los canutillos y los plásticos que vengan incorporados en el papel y cartón. Si están manchados de residuos orgánicos, como por ejemplo las servilletas de papel, no deben ir en este contenedor.

  • Contenedor verde (vidrio): En este contenedor se depositan únicamente envases de vidrio.

  • Contenedor marrón (orgánico):​ En él se depositan el resto de residuos que no tienen cabida en los grupos anteriores, fundamentalmente desechos orgánicos catalogados como materia biodegradable.

  • Contenedor rojo o puntos limpios (desechos peligrosos): Como teléfonos móviles, insecticidas, pilas​ o baterías, aceite comestible o aceite de vehículos, jeringas, latas de aerosol, etc.

  • Contenedor naranja: aceite de cocina usado.


Una práctica para alcanzar una sociedad más sostenible:


Reducir: acciones para reducir la producción de objetos susceptibles de convertirse en residuos, con medidas de compra racional, uso adecuado de los productos, compra de productos sostenibles.


  • Prefiere artículos que funcionan con energía solar, como linternas, relojes y cargadores.

  • Evita dar regalos con exceso de embalaje y prueba haciendo tus propios obsequios o tarjetas.

  • Considera cultivar vegetales, ya sea en pequeños jardines o bien en la terraza.

  • En lugar de botar, busca las formas de donar a instituciones de beneficencia o hacer ventas de garage (productos electrónicos, ropa en desuso, muebles, libros, etc).

  • Imprime o fotocopia sólo cuando sea realmente necesario.

  • Cuando vayas al supermercado, no pidas bolsas de plástico desechables y lleva las reutilizables de tela.

  • En la oficina, usen un limpiador multiuso en lugar de comprar muchos productos de limpieza para diferentes propósitos.

  • Evita comprar porciones pequeñas de alimentos, como cereales, café o comida para mascotas.

  • Impulsa los métodos de reducción de desechos en tu lugar de trabajo.


Reutilizar: acciones que permiten el volver a usar un determinado producto para darle una segunda vida, con el mismo uso u otro diferente. Medidas encaminadas a la reparación de productos y alargar su vida útil.


  • Haz mantenimiento y reparaciones en tu hogar para evitar nuevas compras (electrodomésticos, herramientas, etc).

  • Pide prestado, arrienda o comparte artículos que se usan con poca frecuencia, como decoraciones para fiestas o libros del colegio.

  • Compra detergente biodegradable para ropa y así podrás reutilizar el agua para riego.

  • Usa aislantes hechos de papel reciclado, vidrio y otros materiales recuperados.

  • Prefiere artículos recargables como cartuchos de impresora, pegamento, etc.

  • Opta por botellas reutilizables de acero inoxidable en lugar de plásticas para transportar agua o infusiones.

  • En la oficina, puedes reusar los restos de granos de café para depositarlos en plantas, protegiéndolas de hormigas y babosas.

  • Para decorar tu escritorio, puedes utilizar pequeñas macetas de caucho reciclado.


Reciclar: el conjunto de operaciones de recogida y tratamiento de residuos que permiten reintroducirlos en un ciclo de vida. Se utiliza la separación de residuos en origen para facilitar los canales adecuados.


  • Un tip para reciclar mejor es educar a las personas con las cuales vives sobre la importancia de clasificar los residuos en contenedores para reciclaje.

  • Recolecta los residuos orgánicos (verduras, frutas, etc) y crea abono natural a partir de su descomposición en composteras o vermicomposteras.

  • Instala contenedores más chicos y de fácil acceso para que los niños participen del proceso de reciclaje domiciliario.

  • El papel de diario y cartón que recolectes, puedes usarlo como capas en el sustrato de las composteras.

  • Propón la instalación de contenedores para reciclaje en el lugar de trabajo y comienza con los desechos de uso más extensivo: papel y botellas.

  • Cuando viajes en auto, lleva un basurero portátil de plástico reciclado.

  • Dona equipamiento de oficina como notebooks o monitores en desuso.

  • Haz seguimiento de la cantidad de papel o botellas que tu oficina ha reciclado, usando el progreso como un motivador.

  • Infórmate dónde se encuentran los puntos limpios de tu comunidad para asegurar que el material recolectado efectivamente se recicle.


El reciclaje es un gesto muy sencillo que debemos convertir en otro hábito cotidiano más. Practicarlo a diario es una actividad positiva para el ser humano y para el planeta.


21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo